Los venezolanos amanecieron hoy con menos ceros en sus cuentas bancarias debido a la reconversión monetaria que se puso en marcha este lunes por orden del Ejecutivo, que decretó además el día como no laborable, razón por la que las calles y avenidas están desoladas y la mayoría de los comercios cerrados.

La simplificación contable, que le quitó cinco ceros al bolívar, es una de las medidas del Gobierno de Nicolás Maduro enmarcada en un plan de “recuperación y expansión económica” con el que el Ejecutivo busca salir de la crisis.

Aunado a ello, hoy comienza a circular una nueva familia de billetes bajo el nombre de bolívar soberano y con denominaciones más ajustadas a la inflación nacional que, según estimaciones del Fondo Monetario Internacional, cerrará el año en 1,000,000 %.

Sin embargo, las taquillas de las entidades financieras no trabajarán este lunes, lo que hará cuesta arriba que comience a circular el nuevo cono monetario.

Aunque Maduro llamó a no subir los precios, estos comenzaron a dispararse desde el viernes cuando decretó que el salario mínimo se multiplicará por 35 desde el 1 de septiembre.

Productos como la gasolina, cuyo precio es tan bajo que llenar un tanque mediano es 700 veces más barato que en el vecino Colombia, han experimentado un aumento de facto este lunes pues los billetes con que se pagaban estos combustibles son de circulación ilegal desde hoy.