La liberación de Elba Esther, y la posible libertad provisional de Javier Duarte, luego de que la PGR retiró el delito de delincuencia organizada en su contra, manifiestan el fracaso del presidente Enrique Peña Nieto, sentenció el rector de la Universidad Iberoamericana de Puebla, Fernando Fernández Font.

“No es posible que se tenga cinco años en la cárcel a una persona y luego salga porque no había pruebas, es ridículo eso”, sostuvo.

No obstante, indicó que tras la liberación de la ex líder del SNTE surgen muchas preguntas, entre ellas, por qué sale en este momento, para golpear a Andrés Manuel López Obrador, o al revés, o López Obrador presiona para que ella sea una aliada en la anulación o cambio de dirección de la Reforma Educativa.

“Eso nos deja con preguntas muy serias, pero yo digo que la pregunta más onda es por el mismo ejercicio de la justicia”, lamentó.

Y es que no es posible –dijo- ni que una persona esté cinco años en libertad condicional, ni que después de todo lo que haya realizado Elba Esther no haya nadie que le tome cuentas.

“No es posible que una líder de un sindicato tenga un patrimonio de más de 2 mil millones de pesos; y no haya que audite eso, es indignante”, acentuó.

En ese sentido, indicó que no se puede perder la esperanza en que este cambio de régimen nos pueda llevar a algo diferente, pero “la moneda está en el aire, del equipo de López Obrador va a depender si realmente existirá un cambio”.

Respecto al movimiento que se creo anti-Elba Esther en Puebla, el rector de la Ibero indicó que eso demuestra que el sindicato sigue sin representar auténticamente los derechos de la educación.

“Eso es una muestra de que no todo el mundo está de acuerdo, ni siquiera que regrese Elba Esther”, puntualizó Fernández Font.