Senadores y diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tienen como principal objetivo revertir la designación de delegados estatales, que propone el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

El senador del tricolor, René Juárez Cisneros, resaltó que “no habrá cerrazón pero tampoco sumisión”, porque serán el “cauce de todo lo que sirva a las personas y dique infranqueable de todo aquello que lastime a la gente”.

El coordinador del PRI en San Lázaro dijo que los legisladores de su partido no permitirán “que se vulnere la soberanía de los estados. Apoyaremos la autonomía del municipio y no permitiremos autoridades intermedias entre la federación y los estados y entre los estados y los municipios”.