Más de 100 personas con sobredosis en menos de dos días provocaron un estado de alerta sobre el consumo del K2, una droga potencialmente mortal.

A mediados de agosto, decenas de personas aparecieron semi inconscientes sobre el césped del parque New Haven a un costado de la Universidad de Yale en Connecticut, Estados Unidos.

Los cuerpos de emergencia no se daban abasto ante la situación, que se agravó durante los días siguientes hasta sumar más de 100 personas en poco menos de 48 horas que presentaban los mismos síntomas: taquicardias, náuseas incontrolables, dificultad para respirar y psicosis.

Después de recibir atención médica, los médicos determinaron que todos habían consumido K2, una poderosa droga creada en laboratorio cuyos efectos se están convirtiendo en un problema de salud público en Estados Unidos, Inglaterra.

En el mercado negro se le conoce como K2, marihuana sintética o fake weed, pues suele venderse bajo el concepto de una combinación de distintas especies de marihuana sumadas a otras hierbas naturales; sin embargo, los distintos análisis químicos han demostrado que se trata de compuestos sintéticos creados para imitar los efectos del tetrahidrocannabidol(THC), el principal componente psicoactivo de la marihuana, pero con un efecto cien veces más potente y dañino.

FOTOEspecial
COMPARTIR