El 21 de septiembre próximo comenzará a funcionar la Fiscalía Especializada en la Búsqueda, Localización e Investigación de Personas Desaparecidas, de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México.

La dependencia capitalina explicó que el propósito es fortalecer las acciones de búsqueda y localización de personas que realiza el Centro de Apoyo de Personas Extraviadas y Ausentes (Capea) y trabajar en la investigación de los delitos de desaparición forzada de personas y cometida por particulares.

En un acuerdo publicado en la Gaceta Oficial, señaló que la Fiscalía estará conformada por una estructura orgánica con áreas sustantivas, de apoyo psicosocial y administrativo, que le permitirán atender las solicitudes de búsqueda y localización.

Ello, apuntó, con el apoyo de herramientas tecnológicas idóneas y con un mayor número de personal ministerial, policial y profesional especializado, conforme la Ley General, el Protocolo Alba y lo relativo a la activación de la Alerta Amber Ciudad de México.

Precisó que la nueva instancia estará adscrita a su Subprocuraduría de Averiguaciones Previas Centrales, y además de la búsqueda y localización de personas que se encuentren en situación de ausencia, extravío, no localización o desaparición, recibirá las denuncias relacionadas con estos casos.

Destacó que también deberá realizar, sin dilación, las diligencias pertinentes, útiles y orientadas a explorar todas las líneas de investigación y acción posibles que permitan allegarse de datos que conduzcan a la localización de la persona desaparecida.

Asimismo, deberá informar a los familiares de estas personas las acciones orientadas para su búsqueda y localización, y establecer vínculos con instituciones públicas o privadas, nacionales o internacionales, para el intercambio de experiencias e información, y ampliar la cooperación y las estrategias de búsqueda.

Otra de las atribuciones de la nueva Fiscalía es comunicar de manera inmediata al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, los casos de las personas que, de acuerdo a dicho Registro, se encuentran no localizadas.

También tendrá que realizar acciones coordinadas con instancias competentes en la búsqueda y localización de personas, proponer mecanismos de supervisión y atención, y administrar la base de datos de estas personas.

La dependencia capitalina señaló que la nueva instancia deberá remitir a la Fiscalía Especializada de la Procuraduría General de la República (PGR) los expedientes relativos a los casos de su competencia.

Expuso que para el desempeño de sus atribuciones, la nueva fiscalía deberá contar con los recursos financieros, materiales y técnicos especializados y multidisciplinarios y una unidad de análisis de contexto.

Además, de personal de estructura y sustantivo en los rubros psicosocial, administrativo, ministerial, policial y pericial para atender los requerimientos de búsqueda, localización e investigación.

Subrayó que cuando las personas detenidas sean puestas a disposición del Ministerio Público adscrito a las agencias de las Fiscalías de Investigación centrales o desconcentradas, el personal ministerial llevará a cabo diligencias de investigación urgentes.

También tendrá que informar a la persona servidora pública coordinadora de la Fiscalía Especializada, para que, previo acuerdo con la persona titular de ésta, envíe al personal sustantivo necesario y determinar la carpeta de investigación.

Mencionó que la Oficialía Mayor, a través de la Dirección General de Programación, Organización y Presupuesto, realizará las gestiones administrativas para la dictaminación de la estructura y funciones de la nueva Fiscalía Especializada.

Asimismo, agregó, proveerá de personal, recursos financieros, materiales y técnicos que se requieran para el adecuado funcionamiento de la Fiscalía Especializada.