El presidente de Argentina, Mauricio Macri, anunció este lunes nuevos impuestos a las exportaciones y la eliminación de varios ministerios en un intento por detener la agitación económica que ha llevado al peso a mínimos históricos.

También asignará más ayuda económica y fortalecerá los planes de alimentos para los argentinos que sufren de pobreza y se han visto afectados por una inflación que se dispara en más del 30 por ciento este año.

Para comenzar a construir el país que queremos, tenemos que equilibrar nuestras cuentas con un estado que gasta menos de lo que recibe“, dijo.

En las últimas semanas, la crisis monetaria en Argentina se ha intensificado, lo que obligó al gobierno a solicitar la liberación anticipada de una línea de crédito del Fondo Monetario Internacional en virtud de un acuerdo de respaldo de $ 50 mil millones aprobado anteriormente.

Estos fueron los peores cinco meses de mi vida desde que fui secuestrado“, dijo el presidente, refiriéndose a principios de los 90 cuando fue secuestrado durante 12 días por una banda criminal que exigía varios millones de dólares en rescate.

Exportaciones, las sacrificadas

Macri dijo que pedirá más a los exportadores porque “tienen más capacidad para contribuir” y se han beneficiado de la devaluación.

También reconoció que un impuesto a las exportaciones es “muy malo“, pero dijo que era necesario porque había una situación de “emergencia”.

En una conferencia de prensa más tarde en la mañana, el ministro de Economía de Argentina, Nicolas Dujovne, dijo que se impondría un impuesto de cuatro pesos (10 centavos) por cada dólar de exportaciones y servicios primarios, y un impuesto adicional de tres pesos (7 centavos) poner en otras exportaciones.

El número de ministerios también se reducirá a casi la mitad, aunque no hubo detalles adicionales disponibles de inmediato. Como parte de los cambios, el mismo Dujovne toma las riendas del Ministerio de Economía y el departamento de tesorería dejará de existir.