Una pareja de mujeres malasias recibieron seis azotes cada una tras este lunes ser condenadas por tratar de mantener relaciones homosexuales en violación de las estrictas leyes islámicas que se aplican solo a la población musulmana del país.

La sentencia, dictada el pasado mes, fue leída a puerta cerrada en el Alto Tribunal Islámico de Kuala Terenggan, en la provincia de Terenggan, al noreste del país, informa el diario The Star.

 Las mujeres, de 22 y 32 años, fueron arrestadas por la policía islámica en abril cuando se encontraban en un auto estacionado en una plaza pública. Ambas también fueron sentenciadas a pagar una multa de 3.300 ringgit (800 dólares o 690 euros).

Las dos mujeres fueron llevadas con sus cabezas cubiertas y sentadas frente a los jueces. Más de 100 personas observaron como se les aplicaron los azotes con una rama de caña.

El presidente de la Asociación de Abogados Musulmanes Abdul Rahim Sinwan explicó que, a diferencia de los tribunales civiles, la pena en estos casos no es violenta, ya que el dolor físico no es lo que se busca. “El objetivo del castigo es que se arrepientan”, afirmó.