Los Brasileños hacia sólo unos meses habían celebrado los 200 años del edificio que hasta ayer albergaba a uno de los museos más importantes de latinoamérica, hoy a causa de un fuerte incendio muchas de las más de 20 millones de piezas históricas son cenizas.

El pasado domingo se registró un incendio en las instalaciones de uno de los museos mas importantes del sur de América.

El museo, que se encuentra en Río de Janeiro, era un antiguo palacio real que se convirtió en museo hace 200 años. Tenía al menos 20 millones de artefactos, con exposiciones en antropología biológica, arqueología, etnología, geología, paleontología y zoología, según su sitio web.

Desde primera hora de este lunes varios grupos de personas comenzaron a llegar a las puertas del parque Quinta da Boa Vista, en cuyo interior se encuentra el museo calcinado, uno de los más antiguos de Brasil y de gran valor histórico y arqueológico para Latinoamérica.

La protesta fue convocada para mostrar solidaridad frente a lo ocurrido y al mismo tiempo indignación por la falta de recursos para preservar el patrimonio cultural.

Los manifestantes lanzaron sus críticas a las autoridades y al Gobierno del presidente Michel Temer por el descuido con la historia y la ciencia de Brasil y con las instituciones públicas de investigación.

En un momento determinado, un grupo intentó entrar en el recinto cuando se abrieron las puertas para dejar pasar a unos vehículos, pero la Policía brasileña intervino con gas pimienta e impidió la acción, lo que generó cierta confusión durante algunos minutos.