Un grupo de 680 trabajadores sindicalizados fueron retirados temporalmente y con goce de sueldo de sus acciones, ya que la Cámara de Diputados decidió enviarlos a casa por una contingencia.

Los trabajadores, asignados anteriormente al grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), no asistirán al Palacio de San Lázaro ya que no hay suficientes espacios para desarrollar alguna actividad o recibir capacitaciones, en tanto la nueva mayoría de Morena se instalará en sus nuevas oficinas.

Ante la llegada de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), las instalaciones requerirán servicios secretariales, administrativo y de apoyo del personal de base, lo que causó que algunos sindicalizados se plantaran frente a la Dirección General de Recursos Humanos para pedir una explicación.

Jesús Aguilar, secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Diputados, aseguró que los trabajadores son “institucionales, leales y profesionales” por lo que no admitirán despidos en la nueva legislatura.

Comentó que los nuevos coordinadores parlamentarios serán los encargados de las listas del personal que se requiera en cada área competente, por otro lado aquellos que no sean seleccionados se pondrán a disposición de personal.

El líder sindical puntualizó que los trabajadores se encuentran a la espera de una reubicación, pero que de momento fueron enviados a sus hogares por una situación de contingencia, como lo ocurrido en el sismo de septiembre pasado.