Un estudio publicado en diabetología,  en el diario de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), demostró que semillas como las nueces y las almendras ayudan a mejorar el control glucémico y mejorar los indicadores de salud cardiovascular.

En entrevista con Carmen Ruiz Monroy, nutrióloga clínica para la actividad física y el deporte, dijo que 25 almendras tienen el mismo contenido de proteína que 30 gramos de queso o carne.

Estas semillas ofrecen un potente paquete de nutrimentos:

  • 6 gramos de proteína en 25 almendras, lo cual ayuda a combatir el hambre
  • 4 gramos de fibra dietética
  • 7.3 miligramos de vitamina E
  • 76 miligramos de magnesio
  • 210 miligramos de potasio

Su versatilidad para llevarlas enteras o en cualquier otra forma, las hace una botana “inteligente” para toda persona, incluyendo aquellos pacientes con diabetes tipo 2 como parte de un plan de alimentación saludable, pues también ayudan a evitar ayunos prolongados.

La proteína que aportan es benéfica para las personas que hacen deportes, para los niños en crecimiento y para quienes tienen problemas digestivos como estreñimiento y colon irritable.

El contenido de vitamina E de las almendras ayuda a que las células no se oxiden y retarda los daños del envejecimiento, además de que favorece la función cerebral.