Las hermanas Nadia Isabel y Elia Arzate Peralta, cómplices del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, recibieron beneficios de preliberación para concluir anticipadamente con las condenas de tres años cuatro meses de prisión que les dictaron en abril de 2017.

Se trata de las únicas personas sentenciadas por lavar dinero desviado durante la administración del priista, luego de confesarse culpables, quienes abandonaron el penal de Santa Martha Acatitla el 23 y 24 de agosto, tras cumplir un año y 10 meses de su condena original.

Se les señala por lavar 223 millones 800 mil 963 pesos que Duarte de Ochoa habría desviado mediante el Consorcio Brades, considerado una de sus empresas fantasma.

De acuerdo con su abogado, Ricardo Zinser, las hermanas Arzate Peralta “quedaron en libertad al cumplir los requisitos, como fue el pago de la multa de 48 mil 644 pesos y cumplir con la mitad de la pena; además, les impusieron restricciones como no cambiar de residencia, no interferir con testigos que hayan declarado en su contra y acudir a firmar cada 8 días al juzgado“.