La oscuridad me cegó por algunos instantes, el brillante y repentino destello de un relámpago y el estruendo de su impacto contra el suelo hicieron que mi corazón se saltara un par de latidos. Todo era caos y a lo único que mi razón atendía, era buscar a mi hermana entre los escombros. ¿Estaría aun con vida?

La maldita imagen de Anna se materializo frente a mí entre las sombras de la noche y el humo de la madera quemándose. El cañón de su arma me apuntaba a la cara.

Sonreí burlona, pobre ingenua ¿Acaso creía que una bala sería más rápida que yo?

Pero nunca debemos subestimar el actuar retorcido de una traidora como ella. Su muñeca se desvió en un movimiento tan rápido que para cuando mis ojos captaron el proyectil abandonando el cañón, ya mi olfato percibía el ferroso y dulce aroma de la sangre de Lexx.

Me paralicé ante la terrible imagen frente a mí y estoy segura que deje de respirar.

Lexx estaba en el suelo, solo un poco de sangre manchaba sus manos presionando su vientre. Pero el color abandonaba rápidamente su hermoso rostro, su piel morena ahora se teñía de gris. La hemorragia era interna y en mi cabeza solo daban vuelta dos cosas.

“Si muere se darán cuenta de mis pecados, si muere no podré volver a disfrutar de su sabor”

En mis oídos retumbaban los últimos latidos de Lexx y la rabia me invadió como una ola. Anna me había quitado todo.

¿Te gustó? Aquí puedes adquirirlo   https://goo.gl/8kzzjr

FOTOEspecial
COMPARTIR