El ejército de Israel anunció el miércoles el cierre del principal paso de personas a Gaza luego de que cientos de manifestantes palestinos lanzaron piedras y dañaron la terminal.

El paso de Erez estará cerrado hasta que se reparen los daños. Mientras, el acceso estará limitado a casos humanitarios que hayan sido autorizados.

Las tropas israelíes respondieron con gas lacrimógeno y fuego real a la violencia registrada el martes en la noche. Varios palestinos resultaron heridos.

Este tipo de violencia es poco habitual en Erez, que es el único puesto por el que se puede viajar a Israel o a Cisjordania desde Gaza.

 Los líderes del grupo islamista Hamas, que gobierna la franja, lideran las protestas que sacuden la frontera desde marzo. En este periodo, al menos 125 manifestantes palestinos murieron por disparos israelíes y un soldado israelí fue asesinado por un francotirador gazatí.