En los últimos años, los ojos de muchos viajeros de América han empezado a apuntar hacia el norte en búsqueda de nuevos horizontes turísticos, de lugares para esparcirse y también para invertir. Una visa para Canadá, por ser uno de los lugares por excelencia para los peregrinos en general, se ha vuelto un requisito necesario.

Sí, Canadá es hoy por hoy una opción muy llamativa y visitada. No por nada se ha posicionado como un sitial de excelencia entre los destinos de los transeúntes de los distintos países del continente.

México presenta una de las tasas más altas de migración anual de personas a Canadá. Los habitantes del suelo azteca han quedado encantados con las maravillas arquitectónicas y naturales del país del norte, además de la amabilidad y cordialidad que presentan los canadienses para con sus visitantes.

Ahora bien, a sabiendas de que las cosas deben llevar un orden y que todo lo referente a la llegada a otro país requiere del cumplimiento de ciertas normas, los turistas mexicanos se han tenido que preparar bien para asumir cabalmente el compromiso legal que implica disfrutar de las tierras de la nación de la hoja de maple.

 

 ¿Qué se debe hacer para poder ingresar por avión desde México a Canadá?

Hay una serie de requisitos necesarios para poder ingresar a suelo canadiense desde México, sin sufrir retrasos o penurias innecesarias.

Uno de estos menesteres es la importantísima “ETA” (Electronic Travel Authorization), un permiso que empezó a aplicar el gobierno de Canadá desde 2016 a los visitantes de ciertos países. México está dentro de esa lista.

Pero, ¿qué es la ETA? Simple: un documento que se vincula al pasaporte del visitante y garantiza el retorno a su país en un tiempo determinado. Además obliga a todos los que ingresan al país a respetar las normas y cuidar los ambientes y espacios.

Con el permiso ETA se puede ingresar múltiples veces en un periodo cinco años a Canadá, procurando siempre que la estadía no vaya más allá de 6 meses por cada visita.

¿Qué hacer en Canadá?

Primero que nada: Montreal, Quebec y Toronto son tres lugares necesarios para visitar, conocer y aprender de la rica cultura canadiense, además, por supuesto, de su exquisita gastronomía.

La Isla de Wolfe, las Cascadas Waber, las Cataratas del Niágara, los Puentes Cubiertos, son apenas unos de los espacios naturales obligatorios para visitar en Canadá.

Ir allá y no visitar ni recorrer los lugares antes mencionados es, sinceramente, un desperdicio de viaje.

Si eres uno de los afortunados ciudadanos mexicanos que tienen la posibilidad de acceder a estas tierras, no dudes en hacer uno de los enriquecedores recorridos por las maravillas que ofrece Canadá y, por supuesto, hacerlo de forma correcta cumpliendo los requisitos que exige el país.

Por: Claudia Ortega Miro