Guatemala.- Autoridades de turismo de Guatemala consideraron que la plataforma de hospedaje Airbnb es una competencia desleal para la industria hotelera del país, lo que obliga a regular esta nueva modalidad de servicio al visitante.

El subdirector general del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat), Juan Pablo Nieto, dijo en entrevista con Notimex que Airbnb es una plataforma de servicios de alojamiento que “está cambiando la forma de hacer turismo”.

Indicó que en muchos países las autoridades han negociado con la plataforma para regular la actividad, sin embargo en Guatemala apenas se han dado los primeros contactos, pero “el proceso ha sido complicado”.

Explicó que las dificultades se deben a que los posibles prestadores de este servicio “están muy dispersos y no están identificados, y el sistema Airbnb tiene un contrato de confidencialidad con sus proveedores y no nos van a dar esos datos”.

El funcionario indicó que esta modalidad de hospedaje turístico es reciente en Guatemala y en el resto de Centroamérica, salvo en Panamá donde esta plataforma tiene un importante desarrollo.

Dijo que en Guatemala apenas tienen unos cuantos años desde que empezaron “en una mezcla del servicio“, entre los prestadores ocasionales y otros que incluso han formado “empresas” y tienen disponibilidad de apartamentos y hasta edificios.

El Inguat “para autorizar un hotel, una empresa de servicios turísticos, hace visitas de inspección para verificar y garantizar que cumplen con las mínimas condiciones de servicio al turista, pero en este caso es difícil por desconocer estos nuevos hospedajes”, insistió.

Dijo que aun cuando supuestos representantes de este nuevo negocio del turismo se han acercado al Inguat “para tratar de afiliarse o ser reconocidos por el Inguat, lo han dejado de lado y no han insistido mucho”.

El subdirector del Inguat afirmó que al estar fuera del control de la autoridad y no demostrar que cumplen disposiciones legales -de operación, tributarias, sanitarias- se convierten en “una competencia desleal” para la industria hotelera.

Destacó que las autoridades desconocen “el número de unidades dedicadas al servicio Airbnb, pero se estima que son muchos. En realidad no sabemos el número de camas que ofrecen y la derrama económica que anualmente generan, pero creemos que es mucha”.

“Lo que nosotros no podemos hacer es prohibirle al turista que se quede a dormir en donde quiera, pero si se puede regular y supervisar el servicio que se presta, lo que tarde o temprano se deberá cumplir”, reiteró.

“Si separamos esa parte de no operar con la autorización oficial, creemos que cualquier forma de impulsar el turismo es buena, pues los visitantes llegan a sitios turísticos, consumen alimentos, compran artesanías. Esto es bueno para el sector y la economía”, puntualizó.

Indicó que en el Inguat conocían del caso en Panamá, “donde hay una sobreoferta de apartamentos, una cantidad de edificios que están vacíos, por eso ellos han entrado al negocio –del Airbnb- para ocupar esos inmuebles”.

El funcionario expuso que las autoridades panameñas han realizado fuertes operativos contra los proveedores de este servicio, luego que los vecinos se quejan de extraños que entran a los apartamentos o hacen desorden.

Consideró que estos operativos, debido a que los prestadores de servicios de camas para pasar la noche “proliferan y están dispersos”, representan “un desgaste y un costo para el presupuesto”.

En tanto, el presidente de la privada Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur), Luis Rey, coincidió con las autoridades del Inguat en que se trata de una competencia desleal.

“Los hoteles y hospedajes autorizados a nivel nacional enfrentamos una lucha desigual con los operadores de Airbnb”, enfatizó el dirigente empresarial, quien sin embargo admitió que esta plataforma “es el futuro del turismo, pero como una actividad regulada”.

Con más de 2.2 millones de turistas extranjeros captados el año pasado e ingresos por alrededor de mil 800 millones de dólares, el turismo es uno de los pilares de la economía de “Guatemala. Corazón del Mundo Maya”, según el lema turístico del país centroamericano.