El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, confirmó su disposición para realizar una visita oficial a Rusia, informó la presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko, después de reunirse con el gobernante comunista en Pyongyang.

Matviyenko informó el resultado de su encuentro con Kim este sábado en la capital norcoreana, a donde viajó con el objetivo de entregar al dirigente del país asiático una carta del presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuyo contenido no fue dado a conocer.

Kim recibió la misiva y confirmó que está dispuesto a viajar a Rusia, aseguró  la titular de la cámara alta rusa, tras precisar que “he cumplido con la tarea de Vladimir Putin y he transmitido su mensaje. En respuesta, Kim expresó su deseo de hacer una visita a la Federación Rusa”.

La legisladora afirmó que el líder norcoreano planea discutir con el presidente ruso la estrategia y las perspectivas de cooperación entre los dos países, así como también “toda una serie de asuntos importantes relevantes de la agenda global”, de acuerdo con despachos del servicio informativo TASS.

Según Matviyenko, Kim “está convencido de que Rusia está desempeñando un papel extremadamente importante en el arreglo político y diplomático” del asunto de la Península Coreana.

Así, la organización de la visita del líder norcoreano estará en manos de los diplomáticos, quienes trabajarán para determinar la hora y la fecha en que tendrá lugar, aunque “Kim no quiere posponerla”, agregó la presidenta del Senado.

Putin ya había enviado a Kim una invitación en junio pasado para que participara en un foro económico este mes en la ciudad portuaria de Vladivostok, en el Océano Pacífico, sin embargo el líder norcoreano no podrá asistir y enviará una delegación en su representación.