Al defender las medidas de austeridad republicana que propone durante su administración, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que de ser necesario, aplicarían la “pobreza franciscana”.

Con la austeridad, y sin permitir corrupción, nos va a alcanzar. Y si hace falta llegar a la fase de la pobreza franciscana, lo vamos a aplicar, no lo descartamos”, declaró al presentar el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que otorgará becas a 2.6 millones de estudiantes para que ingresen a la universidad o reciban capacitación laboral.

El político tabasqueño apuntó que habrá recortes salariales en altos mandos, pero serán más que suficiente para cubrir las necesidades de los funcionarios, pues “van a ganar 80, cien mil pesos al mes; no es poca cosa”.