China es sincera sobre la mejoría de los lazos con el Vaticano, señaló este miércoles el Ministerio de Relaciones Exteriores, luego de que el Vaticano firmara un acuerdo histórico que le permitirá opinar sobre el nombramiento de obispos en China.

El Papa Francisco instó a los católicos chinos a confiar y hacer gestos concretos de reconciliación tras el acuerdo sobre nombramientos de obispos destinados a poner fin a décadas de distanciamiento entre el Vaticano y Beijing que dividió a la iglesia.

Los nuevos obispos serán propuestos por los miembros de las comunidades católicas locales junto con las autoridades chinas, y los nombres de los candidatos enviados al Vaticano.

En la rueda de prensa diaria en Beijing, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo que “China está dispuesta a continuar reuniéndose con el Vaticano y tener un diálogo constructivo, aumentar la comprensión y acumular confianza mutua, para promover el proceso de continuar mejorando las relaciones”.

A su vez el Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán dijo en un comunicado del fin de semana que esperaba que el acuerdo Beijing-Vaticano pudiera ayudar a mejorar la libertad religiosa en China.

Una delegación del gobierno de Taiwán visitará el Vaticano el próximo mes para asistir a la ceremonia de canonización del Papa Pablo VI, agregó.

La Iglesia católica oficial de China reafirmó su lealtad al gobernante Partido Comunista, al tiempo que dio la bienvenida a un acuerdo histórico alcanzado con el Vaticano sobre el nombramiento de nuevos obispos.

Por su parte, Francisco en una carta a los fieles chinos publicada este miércoles, también pidió un mayor diálogo con las autoridades del gobierno local para garantizar que las actividades ordinarias de la iglesia puedan llevarse a cabo.