No es extraño escuchar que el país ocupe los últimos lugares en algún ranking, y esta ocasión fue en el Índice Global de Pensiones de Mercer de Melbourne 2018 (MMGPI, por sus siglas en inglés), donde se quedó con la penúltima posición.

Con 45.3 puntos de 100 posibles, se quedó con el lugar 32 de 34 sistemas analizados, sólo por arriba de India y Argentina.

El envejecimiento de su población, la disminución de las tasas de natalidad, así como la falta de retiros sólidos, son factores que implican un desafío para los responsables del desarrollo de políticas públicas.

De acuerdo con con el análisis, se deben equilibrar estas desigualdades y brindar seguridad financiera a los jubilados, lo cual resultará favorable tanto para el individuo como para la sostenibilidad de la economía mexicana.

Según el MMGPI, México tiene una calificación D (igual que en 2016 y 2017) en un rango de la A a la E, lo que significa que el sistema de pensiones tiene algunas características deseables, pero cuenta con debilidades u omisiones que necesitan ser abordados como su diseño, ahorro y recaudación.

Sin esas mejoras, su eficacia y sostenibilidad están en duda, destacó la firma que ofrece asesoramiento y soluciones tecnológicas.

Con información de Notimex