El Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) se verá afectado por la alta volatilidad que enfrentan los mercados financieros en México y habrá minusvalías, derivado de la eventual cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco, reconoció el presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez.

El órgano que regula a las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) publicará el próximo 5 de noviembre, las cifras actualizadas del sistema al mes de octubre, “te puedo adelantar cifras que habrá minusvalías” por este factor y otros que pegaron al mercado pero “este evento en particular (la consulta sobre el NAICM) vino a exacerbar la volatilidad”, pero no debe generar alarma.

En entrevista con Notimex, comentó que octubre no fue un buen mes para el sistema de pensiones, aunque esto no determina lo que pasará hacia noviembre y diciembre porque dependerá de los eventos internos y externos que se vivan en el cierre del año.

Inevitablemente habrá minusvalías, son temporales, tienen una temporalidad, pero la realidad es que tienes una volatilidad ocasionada por este evento que repercute inevitablemente en los mercados financieros y en la valuación de los títulos”; sin embargo, dijo, no hay que generar alarma.

Ramírez Fuentes agregó que el movimiento de los mercados tiene un mayor efecto en el sistema de pensiones debido a que las Afores están obligadas a invertir 80 por ciento de su portafolio en México y sólo 20 por ciento en el extranjero, límite que se debería eliminar para poder diversificar más las inversiones a fin de tener menores impactos cuando se presentan eventos como el actual.

Respecto a la inversión que hicieron cuatro Afores en el Fideicomiso de Inversión en Infraestructura y Energía, conocido como Fibra E, el funcionario federal consideró que la cancelación del proyecto en Texcoco sí afectará el rendimiento de estos instrumentos.

Las cuatro Afores (Afore Inbursa, XXI Banorte, Profuturo y Pensionissste), invirtieron 13 mil 500 millones de pesos en la Fibra E, de un total de 30 mil millones de pesos que se levantaron con dicho instrumento; esa inversión en particular tiene mecanismos de garantía “que permiten estar razonablemente tranquilos”, recordó.

Destacó que los inversionistas recibirían un retorno derivado de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA), que es el impuesto que se les cobra a los usuarios de avión, por lo que en caso de no concretarse el NAICM, en este caso la de Texcoco, los recursos saldrían de la operación del actual Aeropuerto de la Ciudad de México.

Ramírez Fuentes explicó que primero se deberá asegurar el cumplimiento del contrato y que no quieran cambiar las reglas del TUA en el futuro; por otro lado, no se habla del rendimiento del vehículo, “naturalmente e inevitablemente el rendimiento que se tenía para el vehículo no se va a cumplir”, porque “hay un menor rendimiento en el vehículo de lo que originalmente se indicó”.