Tesla nombró a Robyn Denholm como nueva presidenta del consejo de administración de la compañía para sustituir a Elon Musk, que renunció al cargo tras un acuerdo con las autoridades de regulación estadunidenses luego de ser acusado de fraude.

Denholm dejará su cargo como jefa de finanzas y líder de estrategia en Tesla, la empresa de telecomunicaciones más grande de Australia, después de un periodo de seis meses. Trabajará a tiempo completo en Tesla, donde fue integrante de su junta desde 2014.

Elon Musk permanecerá como director general de Tesla como parte del acuerdo con la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), luego de que el organismo presentara una demanda diciendo que Musk defraudó a los inversionistas con declaraciones engañosas en Twitter.

El nombramiento traslada a Denholm, de 55 años, de una relativa oscuridad a una posición de alto perfil para tratar de controlar a Musk y administrar una compañía que está luchando por generar dinero con vehículos que funcionan con baterías en lugar de combustible.

“Creo en esta compañía. Creo en su misión y espero poder ayudar a Elon y al equipo a lograr una rentabilidad sostenible e impulsar el valor de los accionistas a largo plazo”, dijo Denholm en un comunicado.

Los críticos de la junta directiva de Tesla señalaron que a los miembros les falta independencia y son demasiado cercanos a Musk, muchos a través de acuerdos financieros. Kimbal, hermano de Musk, es uno de sus integrantes.