Tras la final de ida de la Copa Libertadores disputada entre Boca Juniors y River Plate, policías e integrantes de la Conmebol entraron a los vestidores del equipo visitante en la Bombonera para hacer una revisión minuciosa de toda la utilería de los Millonarios.

Algunos medios sudamericanos comentaron que buscaban la existencia de algún aparato tecnológico que les permitiera comunicarse durante el partido, esto ante la suspensión del entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, quien tenía prohibido hablar con la escuadra.

Sin embargo, no se sabe con claridad que buscaban los policías y los integrantes de la Conmebol; cabe mencionar que esta es la primera ocasión que sucede algo así en el marco de una Final en el torneo sudamericano.

También se sabe que se prohibió que los auxiliares de los equipos decoraran los vestidores como en pasadas ocasiones, el motivo alegado fue el de la seguridad.