Al menos 42 personas han perdido la vida y más de 200 se encuentran desaparecidas desde que comenzó el incendio forestal más mortal y destructivo en California.

El alguacil del condado de Butte informó que este lunes se encontraron 13 cuerpos más, de los cuales 10 se hallaron en la ciudad de Paradise, que quedó consumida completamente por el llamado incendio “Camp Fire”.

Localizado a 64.3 kilómetros al noroeste de Sacramento, “Camp Fire” ya consumió más de 6 mil 700 casas y locales comerciales en Paradise, dejando más daño que cualquier otro incendio forestal registrado en el estado.

Las llamas han consumido además 44 mil 920 hectáreas y había sido controlado en un 30 por ciento la noche del domingo, aunque ayer los vientos fuertes y secos del desierto se reavivaron, según informaron funcionarios.