Corea del Sur desmanteló puestos de guardia en la frontera con el Norte con dinamita y excavadoras dentro de su acuerdo para rebajar la tensión militar con Pyongyang.

Las dos coreas completaron la semana pasada la retirada de tropas y armamento de alguno de sus puestos de guardia fronterizos, el paso previo a su desmantelamiento. Estas medidas forman parte del pacto alcanzado en septiembre.

El ejército surcoreano invitó el jueves a reporteros a observar la destrucción de uno de los puestos con dinamita en la localidad fronteriza de Cheorwon, en el centro del país. Nubes de un denso humo negro pudieron verse saliendo del lugar.

Más tarde, el ejército permitió que los periodistas vieran como soldados arrasaban un puesto con equipos de construcción.

Seúl y Pyongyang acordaron desmantelar o desarmar 11 de sus puestos de guardia antes del final de este mes.