El máximo directivo de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, Carlos Ghosn, fue detenido hoy en Tokio por supuestas irregularidades fiscales que también conllevarán, de momento, su cese como presidente del grupo automovilístico nipón.

“Con base en un informante interno, Nissan ha dirigido una investigación en los últimos meses sobre conducta indebida que involucra al director representante y presidente de la junta, Carlos Ghosn y el director representante Greg Kelly”, dijo la automotriz.

Precisó que entre los actos indebidos, está el uso de activos de la empresa como recursos personales, así como registrar sumas de compensación en la bolsa de Tokio que eran inferiores a la cifra real.

Ghosn además estaba a cargo de la alianza tripartita con Renault, Mitsubishi Motors y la empresa nipona, que competía contra Volkswagen y Toyota por el mercado automotriz.

El periódico Asahi reportó que Ghosn se presentó voluntariamente con la fiscalía japonesa.

Hiroto Saikawa, director general de Nissan, propondrá la remoción de Ghosn y Kelly de sus cargos en la compañía.

Nissan indicó que colaborará con las autoridades y extiende sus “profundas disculpas” por causar gran preocupación a sus accionistas e interesados en la compañía.