La señora Guadalupe Godínez, vive en un vagón de tren abandonado, a un costado de las vías del tren que conducen a Tampico, Tamaulipas a la orilla de la carretera Reynosa-Monterrey, frente a la Refinería Cadereyta, desde hace 22 años.

Proveniente del estado de Tamaulipas, ella y su esposo, establecieron su vivienda en el lugar y ahí crecieron sus hijos. El furgón está acondicionado con electricidad y agua mediante el uso de tinacos y esperan que su “vivienda” sea respetada ya que no tienen a dónde ir.
FOTO: GABRIELA PÉREZ/Cuartoscuro