El retraso de la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, debido a una avería de su avión, tiene como consecuencia que dos citas muy importantes de su agenda de encuentros bilaterales tuvieron que ser canceladas en el marco de la Cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina.

Merkel se perdió sus encuentros con el magnate Donald Trump, y con el presidente de China, Xi Jinping.

No se sabe hasta el momento si se podrá encontrar una nueva oportunidad durante la cumbre para llevar a cabo esas reuniones bilaterales.

Trump y Xi Jinping son los dirigentes de las dos mayores potencias económicas y comerciales del mundo, una liga en la que juega Alemania, y en donde hay desacuerdos fuertes entre los tres.

En especial, la cita con Donald Trump era muy esperada porque la amenaza de que eleve los impuestos de importación de autos alemanes y europeos es muy grande.

Esos planes han estado hasta el momento congelados pero ya hay signos de que vuelven a estar sobre la mesa de negociaciones.

A ello se suma que la canciller alemana perdió el acto inaugural de la Cumbre del G20 pero perdió también el primer debate sobre el comercio internacional.

Mientras que Alemania defiende y apoya el comercio multilateral, Trump lo rechaza y ha puesto todo su peso a favor de los acuerdos comerciales bilaterales.

La voz de Merkel en esa sesión hubiera sido muy importante, pero incluso la cita bilateral con Trump se canceló.

Merkel llegará a tomar parte en la etapa de actividades culturales de la cumbre y en la cena de jefes de Estado y de gobierno del Grupo de los 20. No se sabe si logrará recuperar los encuentros perdidos.