El volcán probablemente responsable de un tsunami mortal que ha dejado centenares de muertos en Indonesia, emergió de las aguas hace 90 años, formado por el legendario Krakatoa, y desde hace diez años ha estado bajo estrecha vigilancia.

Anak Krakatoa, que significa el ‘Hijo de Krakatoa’ en indonesio, ha estado particularmente activo desde el pasado mes de junio. De vez en cuando escupe enormes penachos de ceniza en lo alto del cielo. En octubre, un barco turístico casi fue alcanzado por trozos de lava.

Según los especialistas, el Anak Krakatoa se formó alrededor de 1928 en la caldera (una gran cuenca cuyo origen es una erupción que causa el colapso de la cima de un volcán) del legendario Krakatoa.

El Anak Krakatoa comenzó su vida bajo el agua antes de que su cráter emergiera alrededor de 1928. Se convirtió en una pequeña isla volcánica, cuyo cráter alcanza ahora una altitud de 300 metros sobre el nivel del mar.

Desde su nacimiento, Anak Krakatoa se encuentra en un “estado de actividad eruptiva semi perpetua”, y crece con las erupciones que ocurren cada dos o tres años, explicó a AFP el vulcanólogo Ray Cas del Universidad de Monash, Australia.

“La mayoría de las erupciones son relativamente pequeñas a nivel de las erupciones explosivas”, explica. Este último episodio parece una “erupción explosiva relativamente pequeña”, indica el experto. Sin embargo, pudo haber sido desencadenada o coincidir con un evento submarino, como un deslizamiento de tierra o un terremoto, que finalmente provocó el tsunami mortal.

Aunque en esta isla no vive nadie, el volcán es un destino popular para los turistas y un objeto de estudio importante para los vulcanólogos.

El volcán forma parte del Parque Nacional de Ujung Kulo, inscrito en el Patrimonio de la Unesco por su “belleza natural”, “una flora y una fauna muy diversificadas que reflejan una evolución permanente de procesos geológicos”.

Cuando el Krakatoa entró en erupción el 27 de agosto de 1883, expulsó cenizas a más de 20 kilómetros de altura en una serie de explosiones muy potentes que llegaron a escucharse en Australia, e incluso hasta 4.500 kilómetros de allí, cerca de la isla Mauricio.

Debido a la gran cantidad de cenizas que lanzó al aire, la región quedó a oscuras durante dos días. El año que siguió a esta erupción, y debido al polvo, las puestas de sol y los amaneceres de todo el mundo fueron espectaculares. Y también a raíz de esto, el clima se vio alterado entonces.

El tsunami causado por aquella erupción mató a más de 36.000 personas, y es considerado uno de los peores desastres naturales del mundo.