La titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, consideró que los abucheos y consignas lanzadas en su investidura como representante el gobierno federal durante el funeral de Estado conmemorado en la Plaza Victoria fueron emitidas por un pequeño grupo y no fueron apropiadas.

Este 25 de diciembre Sánchez Cordero acudió a la ceremonia luctuosa, en representación del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero recibió abucheos y fue llamada “asesina”, a manera de responsabilizar al gobierno federal del accidente que acabó con la vida de la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle.

“Había unas cuantas personas manifestándose con algunas manifestaciones no apropiadas. Íbamos a un duelo, yo quería transmitir que estábamos en un momento de duelo y respetar ese momento de duelo”, señaló a pregunta expresa en conferencia de prensa matutina de este 26 de diciembre.

“También era su derecho a manifestarse en la forma en que ellos quisieron manifestarse”, reconoció.

La también ministra en retiro subrayó que el gobierno federal acudió a la ceremonia “con la transparencia y conciencia tranquila”, y eso fue lo que se manifestó “con temple y la propiedad del caso”.

A título personal, subrayó la secretaria de Gobernación, percibió una recepción de afecto en la que ella también tuvo oportunidad de manifestarlo, pese al pequeño grupo que protestó en su contra. “Fui a presentar las condolencias, a la familia, al gobierno y al pueblo del estado de Puebla”, enfatizó.

En ese sentido, reiteró que estuvo en contacto con la gobernadora desde el pasado 21 de diciembre, con el ánimo de dejar atrás la ríspida contienda electoral.