Durante la misa de Gallo celebrada la noche de este lunes en la basílica de San Pedro del Vaticano, el papa Francisco ha hecho un llamamiento a favor de la vida sencilla, alejada del materialismo, al tiempo que ha condenado la profunda brecha entre ricos y pobres.

“En nuestros días, para muchas personas, el significado de la vida se encuentra en poseer, en tener un exceso de objetos materiales. La codicia insaciable marca toda la historia humana, incluso hoy, cuando, paradójicamente, algunas personas cenan exuberantemente mientras que demasiados viven sin pan diario necesario para sobrevivir”, dijo el papa Francisco durante la sexta misa del Gallo de su pontificado.

Pope Francis kisses a statue of Baby Jesus as he celebrates the Christmas Eve Mass in St. Peter’s Basilica at the Vatican, Monday, Dec. 24, 2018. (AP Photo/Alessandra Tarantino)
En su homilía, el jefe de la Iglesia católica recordó que el niño Jesús nació en la pobreza, en un establo, lo que debe servir para que todos reflexionen sobre el significado real de la vida, especialmente los que se han convertido en “codiciosos y voraces”.

En esta misma línea, Francisco hizo un llamamiento a la reflexión. “Preguntémonos: ¿Necesito verdaderamente tantos objetos materiales, tantas recetas complicadas para vivir? ¿Soy capaz de prescindir de todos estos suplementos innecesarios para vivir una vida más sencilla?”, dijo.

Según el papa, Jesús enseña a la gente a vivir sus vidas de otro modo, sustituyendo el “devorar y acaparar” por el “compartir y dar”. “Es necesario no resbalar en los barrancos de la mundanidad y el consumismo”, subrayó el sumo pontífice.