Agustín, un joven de 18 años de Bariloche, Argentina, se suicidó luego del escarnio sufrido tras haber sido acusado falsamente de abuso sexual durante una marcha contra agresiones sexuales, a la cual acudió.

Mientras se leía la lista de los presuntos acosadores, una amiga suya denunció a Agustín públicamente dejándolo en evidencia. Según contó su madre, Silvina Castañeda, a un sitio web informativo, hablaron con ella, la hicieron entrar en razón e incluso se publicaron las conversaciones donde reconoce que todo fue una mentira producto del enojo.

Sin embargo, el caso se viralizó sin remedio y el joven se deprimió ante ello.

Fue un momento de bronca y enojo”, escribió la joven en su cuenta de Instagram. “No supe ver el límite de esto”.

La “amiga” de Agustín pidió disculpas por difamarlo por abuso y, aunque él la perdonó, su vida ya no era la misma, pues negaba a salir de cama y comer.

Teníamos un afecto muy grande hacia ella y pidió disculpas rápidamente para tratar de frenar todo. Yo no podía creer cómo la habíamos cuidado tantas veces en casa y podía hacer eso”, explicó Silvia.

Fue así como el pasado 23 de diciembre, el joven finalmente se suicidó, por lo que sus padres publicaron un tuit para concientizar a los padres sobre la gravedad de emitir este tipo de denuncias falsas.

Mi hijo murió ayer con su corazón destrozado”, dijeron.