Las naciones pertenecientes al Grupo de Lima, a excepción de México, solicitaron el “restablecimiento de la democracia” en Venezuela, esto ante la nueva toma de protesta de Nicolás Maduro como presidente del país sudamericano.

Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, integrantes del Grupo de Lima, acordaron aplicar medidas económicas para presionar a Maduro a realizar elecciones presidencialesdemocráticas”.

El Grupo de Lima junto con Estados Unidos y la Unión Europea concordaron que las elecciones de mayo del 2018, donde Nicolás Maduro se impuso con un mandato que duraría hasta 2025, no son reconocidas ya que carecen de legitimidad.

Un comunicado fue suscrito por todos los miembros del Grupo de Lima a excepción de México, que se abstuvo “para mantener abiertos sus canales diplomáticos con Caracas para ayudar a encontrar una solución a la crisis política de ese país”.