Después del gran revuelo causado en los mercados por la revisión a la baja que Apple hizo de sus expectativas de ventas de teléfonos iPhone en el primer trimestre fiscal de 2019, la compañía trató hoy de controlar daños con datos positivos sobre la App Store y el propio iPhone.

Por un lado, la empresa con sede en Cupertino (California, EE.UU.) anunció que su tienda virtual de aplicaciones, la App Store, consiguió un periodo navideño “de récord” en 2018, con 1,220 millones de dólares facturados en todo el mundo entre Nochebuena y Nochevieja.

Además, la compañía de la manazana mordida destacó que el 1 de enero de 2019 los usuarios compraron productos en la App Store por valor de 322 millones de dólares, lo que representa la mayor cifra de ventas en un sólo día de la historia de la plataforma.

Apple usó estas cifras como un indicador de la aparente buena marcha de su apuesta por los servicios, que incluyen la propia App Store además de Apple Music, Cloud Services y Apple Pay, un sector de negocio que la empresa confía que pueda contrarrestar una posible desaceleración en las ventas de hardware en el futuro.

Por otro lado, según publicaron portales especializados como “The Verge”, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, quien firmó la carta a los inversores de en la que rebajó las expectativas de ventas, envió otra misiva a sus empleados informándoles de un día “de récord” en activaciones de iPhones la pasada Navidad.

En la carta, Cook sostiene que el pasado 25 de diciembre las activaciones de teléfonos iPhone en EE.UU. y Canadá “lograron un nuevo récord para el día de Navidad” y se mostró optimista con respecto a las previsiones de ingresos en estos dos mercados junto a México, Alemania, Italia, Corea del Sur y Vietnam.

El consejero delegado reforzó así la idea ya expuesta en su cuarta a los inversores de que la rebaja de facturación se debe fundamentalmente a la desaceleración del mercado chino, mientras que en otras partes del mundo los teléfonos Apple siguen viviendo un momento dulce.

Cook no matizó, sin embargo, qué modelos de iPhone fueron los que se activaron el día de Navidad, lo que llevó a varios expertos a especular si, en lugar de tratarse de sus aparatos nuevos y más caros, podría tratarse en su mayoría de modelos más antiguos y todavía muy populares como el iPhone 7 o el 8.