El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, llamó a los gobiernos de toda Latinoamérica a cerrar filas contra el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro.

Además, Pompeo declaro, en una entrevista al diario O Estado de Sao Paulo, Brasil, que se deben contener las prácticas “predadoras” de China en la región.

Principio de no intervención regirá política exterior: López

Pompeo estuvo esta semana en Brasil para asistir a la investidura del presidente Jair Bolsonaro, líder de la ultraderecha identificado con el magnate Donald Trump, e hizo también una breve visita a Colombia, donde fue recibido por Iván Duque, otro de los líderes conservadores que han llegado al poder en la región en los últimos meses.

La crisis de Venezuela fue uno de los puntos principales a tratar en ambas visitas.

Brasil, Colombia y otros países comparten nuestra profunda preocupación con el impacto del régimen de Maduro en la región”, dijo.

Dicha crisis, agregó, ha generado una ola migratoriaque lanza un peso sobre los otros países”.

Pompeo reiteró que el nuevo mandato que iniciará Maduro el próximo 10 de enero no puede ser reconocido, tal como pidió la mayoría de los miembros del Grupo de Lima, en una decisión adoptada la semana pasada, con la excepción de México.

El régimen de Maduro reivindica ocupar Venezuela durante otro mandato y nosotros no consideramos que las elecciones (de mayo pasado) fueron justas, porque fueron una farsa”, afirmó.

Asimismo, en la entrevista con el rotativo brasileño, Pompeo, criticó la creciente influencia de China en América Latina, a través de multimillonarias inversiones o como destino de muchas de las exportaciones de la región.

Según Pompeo, “es incuestionable que China no puede ser liberada para desarrollar una actividad económica predadora”, ya que eso “no le interesa a nadie”.

En ese marco, apuntó que “donde China se presente, sea en Brasil, Ecuador, Chile o en cualquier parte, tiene que haber competición, transparencia y libertad”.