El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó que hasta el momento suman 73 personas fallecidas y 74 lesionadas por la explosión en una toma clandestina en el municipio de Tlahuelilpan.

En conferencia de prensa conjunta con el presidente Andrés Manuel López Obrador, indicó que hay 59 carpetas de investigación y han sido atendidas más de 300 personas por estos hechos.

Por su parte, el fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, informó que hasta el momento no hay personas indiciadas o detenidas por la explosión de la toma clandestina en Tlahuelilpan.

Indicó que entre las primeras hipótesis de lo que pudo haber generado la explosión está el intenso movimiento de personas, cuya fricción en la ropa habría generado una chispa que pudo activar el combustible o los gases en el lugar; no obstante, aclaró que esta hipótesis podrá descartarse o confirmarse durante las investigaciones.

En tanto, López Obrador informó que se analiza ya la posibilidad de reforzar “en el mediano plazo” los ductos que transportan combustibles en el país, con tecnología del Instituto Mexicano del Petróleo, a fin de que no se puedan poner válvulas o tomas clandestinas.

El mandatario nacional advirtió también que el gobierno que encabeza no establecerá relaciones de complicidad con nadie, actuará con rectitud y honestidad, y tendrá cero tolerancia hacia la corrupción e impunidad, “no lo vamos a permitir”.

Reconoció que no se pueden cerrar los ductos para la distribución de combustibles, además de que es lo más económico, pero sí hay que reforzarlos y darles mantenimiento. Destacó que la semana próxima se reforzará la distribución con nuevas unidades.