Los retos, pero también los problemas y las víctimas, generadas por “la cuarta ola de la globalización”, centrarán los debates de la 49 edición del Foro Económico Mundial, que comienza mañana lunes en la estación alpina suiza de Davos.

El foro más importante a nivel mundial de líderes empresariales, que acompañó y promovió el proceso de la globalización en las últimas décadas, es consciente ahora de que la globalización dejó en la estacada a numerosos trabajadores y busca que el fenómeno sea más inclusivo, explicó su fundador, el alemán Klaus Shwab.

Tenemos que moralizar la globalización”, que debe ser más inclusiva y sostenible, declaró a la prensa al presentar el contenido de la edición de este año del Foro el profesor de Economía, quien hace tres años publicó un libro en el que dio por iniciada la cuarta fase de la globalización.

El ritmo veloz de cambio del mundo provoca miedo (…) este cambio de la tecnología y de los modos de vida es tan rápido que muchos ciudadanos se sienten ahogados y sienten la tentación de replegarse sobre sí mismos y se convierten hostiles hacia todo lo que sucede fuera de sus círculos”, comentó Shwab.

Por ello “tenemos que ocuparnos de los perdedores de los últimos 25 años de globalización”, agregó el fundador del Foro fundado en 1971, y que desde hoy congrega en Davos a alrededor de 60 jefes de Estado y de gobierno y a mil 700 presidentes de las principales multinacionales.

Al menos 14 debates fueron programados en Davos para analizar la marcha de la globalización desde hace 30 años en distintos aspectos, económicos, políticos, culturales e incluso religiosos, en esta edición que lleva por título “La globalización 4.0: Modelando una arquitectura global en la era de la cuarta revolución industrial”.

El tema y la intención de expandir los beneficios de la globalización se percibe en los títulos de las conferencias de Davos de este año, que llevan por título “Globalización: ¿retirada o reinvención”, “¿Cómo hacerla más inclusiva?” y otra que se centrará en “¿cómo hacer que la globalización 4.0 beneficie a todos?”.

La actualidad mundial, la incipiente ralentización del crecimiento económico y el enfrentamiento comercial entre China y Estados Unidos, estará presente también en el programa de debates del Foro de Davos, en el que este año canceló su participación el magnate Donald Trump.

Davos y su naturaleza global son más necesarios que nunca para propiciar el entendimiento mutuo en un mundo que no necesariamente comparte valores comunes, pero sí intereses comunes”, comentó a este respecto Klaus Schwab, creador, conductor y “alma” del evento.

El foro, que es celebrado con un Davos totalmente nevado y con temperaturas bajo cero, arrancará oficialmente el próximo martes, pero hoy lunes ya hay varias actividades.

La más importante será una conferencia de prensa de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien repasará las previsiones de crecimiento del organismo para la economía mundial.

Este año el foro contará con importantes ausencias de grandes líderes mundiales, pero pese a ello asistirán tres líderes de países del G7, entre ellos la canciller federal alemana Angela Merkel, 40 responsables de la ONU o de organismos internacionales, y numerosos ministros o presidentes latinoamericanos, entre ellos el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro.

En el Foro, que concluirá el próximo viernes, participan alrededor de tres mil asistentes de 110 países, en medio de férreas medidas de seguridad que incluye un operativo de alrededor de cinco mil soldados, agentes de policía y de seguridad privada, y el cierre parcial del espacio aéreo.