El clima económico está enrarecido, a la política proteccionista con la coraza arancelaria, también hay un fuego enemigo directo en materia de sanciones económicas, comerciales, financieras entre países a otros países; de países contra empresas; y de países contra personas físicas y morales.

Todos son obstáculos que están llevando a los grandes corporativos a perder dinero, realinear su estrategia para 2019 en materia de gasto-inversión y rentabilidad esperada.

Huawei fue la primera empresa que se quejó en el Foro Económico Mundial denunciando una situación de hostigamiento y hostilidad en su contra concertada con fines de menguar su poderío económico.

Su vicepresidenta y directora financiera Meng Wanzhou, hija además de Ren Zhengfei, fundador del emporio tecnológico chino se encuentra bajo arresto domiciliario en Canadá atrapada en un vericueto jurídico-legal en una extradición solicitada por el gobierno estadounidense.

Wanzhou es acusada de violar las sanciones comerciales y económicas reimpuestas por Estados Unidos a Irán, ella fue arrestada en Vancouver el primero de diciembre  del año pasado; desde entonces, su caso se ha convertido en un juego de tensiones diplomáticas entre China contra Canadá y Estados Unidos.

Huawei cumple con todas las leyes y regulaciones aplicables en los países y regiones en las que opera, incluidas las leyes y sanciones a la exportación de Naciones Unidas, Unión Europea y Estados Unidos. Confiamos plenamente en que los sistemas legales canadienses y estadounidenses llegarán a una conclusión justa”, de acuerdo con un comunicado oficial de la empresa.

Recién inaugurado el Foro, la problemática estalló en la palestra en voz de Ken Hu, consejero delegado de Huawei, cuya disertación original acerca de la fibra 5G terminó convirtiéndose en un agrio reproche: “La compañía está sufriendo un daño innecesario, víctima del acoso,  nos está afectando el contexto de la guerra comercial y de las sanciones contra otros países”.

Precisamente en Davos y preguntada al respecto, Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, declaró  que en el caso de Meng “esencialmente las manos de Canadá están atadas debido a un tratado de extradición”.

La detención de la señora Meng no se debe a un caso canadiense contra ella, dado que no es acusada de nada en Canadá. Ella no está acusada ni condenada por nada en Canadá. Tenemos un tratado de extradición con Estados Unidos”, añadió la diplomática.

A COLACIÓN

Aunque no es la única confrontación: esta vez tiene que ver con la fibra 5G que en palabras de Richard Fadden, exjefe de la agencia de espionaje del Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá, Huawei podría estar espiando para el gobierno de China.

La empresa, que ha negado la especie y reiterado su independencia, podría enfrentarse a la negativa de Europa de continuar vendiendo sus servicios de comunicación.

Cada vez más empresas de Fortune Global 500 escogen a Huawei como partner para la transformación digital. El teléfono inteligente 5G de nuestra marca estará listo en junio de este año”, adelantó Hu.

Hay una batalla tecnológica en el plano internacional en la que los gobiernos protegen a sus respectivos empresarios para lograr la supervivencia y la consolidación en medio de la globalización 4.0, el tópico de análisis este año en el poderoso cónclave.

Y dentro de ésta, la Cuarta Revolución Industrial de la mano de los avances tecnológicos, digitales, de la explosión del sector servicios y de los intangibles y por supuesto, de la inteligencia artificial en coexistencia con el ser humano y en competencia laboral.

Las empresas están también readaptándose a los tiempos volátiles y cambiantes en momentos en que Estados Unidos pretende llevar el canal de las relaciones internacionales hacia otro orden de entendimiento.

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales