Cintya Galicia, investigadora del Colegio de México, reveló que, de acuerdo con encuestas de percepción de inseguridad en el transporte público, el 91 por ciento de las mujeres se sienten inseguras al usarlo.

Al participar en la mesa “Derecho de la movilidad con equidad de género”, del coloquio Movilidad Sustentable en la Ciudad de México, aseguró que en el transporte público de la capital del país se vive un terrorismo contra la mujer.

La investigadora apuntó que existen 52 carpetas de investigación en el caso del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, pero organizaciones no gubernamentales hablan de 129 quejas de intentos de secuestro en 2018.

Asimismo, consideró que fracasó la política de segregación que divide a hombres y mujeres en los vagones rosas, porque tendría que haberse acompañado por una política cultural que explique que es temporal y que tiene que ver con la protección de la integridad de ellas.

Hay un mensaje horizontal de que aquí se puede violar, manosear y hasta asesinar, dándose una repetición para convertirlo es un espacio de miedo, que obliga a las mujeres a cambiar rutinas, vidas cotidianas y el uso del transporte público“, explicó.

9 de cada 10 mujeres han sufrido abuso

Por su parte, la diputada federal Beatriz Rojas explicó que 53 por ciento de las mujeres se traslada en transporte público, contra 47 por ciento de los hombres.

Seis de cada 10 agresiones contra mujeres en la vía pública son de índole sexual; nueve de cada 10 mujeres no confían en viajar en el transporte público por el miedo a sufrir acoso, hostigamiento o violencia sexual.

La legisladora recalcó que nueve de cada 10 mujeres han sufrido actos de abuso y acoso sexual en el espacio público, particularmente en el transporte colectivo, mientras 44 por ciento de ellas refiere que ha sufrido al menos cuatro agresiones en un mismo periodo.

Finalmente, de las personas violentadas en el transporte público, al menos 30 por ciento ha sido amenazada y 20 por ciento han sido perseguidas ciertos trayectos para ser atacadas, pero las mujeres no denuncian porque desconfían de las autoridades.

Con información de Notimex