Joel Burger y Ashley King parecían ser una pareja común y corriente hasta el día que decidieron unir sus vidas para siempre. 

El momento fue épico no sólo por la emoción, sino también por el resultado de la unión de sus apellidos. 

Burger King, sí, como la cadena de comida rápida que prepara hamburguesas.

El anuncio de la boda se publicó en un diario local y llegó hasta los oídos de la empresa.

Sin dudarlo, la compañía se contactó por skype con los jóvenes enamorados para felicitarlos y hacerles un regalo: pagar todos los gastos de la boda.

“Cuando Burger King Corporation escuchó acerca de la feliz pareja Burger-King, sentimos una emoción urgente de celebrar esta próxima boda”, dijo a BuzzFeed un vocero de la empresa. 

“Era el destino: Ellos se encontraron el uno al otro y la historia nos encontró a nosotros”, añadió.

“Lo único que le pedimos a cambio es que vivan felices para siempre. Y tal vez nombrar a su primer hijo Pollo Frito”, dijo la empresa en un comunicado.

El día de la celebración -llevada a cabo en 2016- el novio y los padrinos vistieron debajo de sus elegantes trajes playeras de Burger King y la novia y sus damas coronas de papel. 

En las mesas se colocaron tarjetas de regalo de 10 dólares para cada invitado.

La historia volvió a compartirse en redes porque las fotos de la llamada de skype se difundieron recientemente.