Especialistas de la financiera Morgan Stanley previeron que el dólar se debilitaría hasta un seis por ciento hasta finales de 2019, debido a la desaceleración del crecimiento relativo de Estados Unidos y a una postura más conciliadora de la Reserva Federal.

La moneda estadounidense “ha alcanzado su punto máximo del ciclo, que caerá más de lo que espera el mercado y no será el diversificador de cartera que la opinión general espera que sea“, señalaron.

Asimismo, consideraron que “la mejor perspectiva bursátil del resto del mundo en relación a Estados Unidos también debería reducir los flujos de repatriación de los inversores estadounidenses, que han respaldado recientemente al dólar“.