La ahora exesposa de Jeff Bezos mantendrá tras su divorcio 25% de las acciones que la ambos tenían en Amazon, empresa creada por ambos hace más de dos décadas. Entre los dos disponían del 16% de los títulos de Amazon, y ahora ella controlará el 4%, valorado en 35.000 millones de dólares, y Jeff se quedará con cerca de un 12%, valorado ahora en unos 107.000 millones de dólares.

El anuncio lo hizo en Twitter la propia Mackenzie Bezos tras semanas de especulación sobre los términos finales del trámite legal y la trascendencia para una de las compañías más grandes del mundo. El anuncio causa tranquilidad en cuanto al control de la empresa y despejó las dudas sobre una posible lucha de poder desestabilizadora.

Mackenzie Bezos, cuyo apellido de soltera era Tuttle, anunció el acuerdo de divorcio por el mismo medio que comunicó su separación el pasado 9 de febrero tras 25 años de matrimonio.

Desde este año, Jeff Bezos es el hombre más rico del mundo. El fundador de Amazon tiene una fortuna de 131 mil millones de dólares según Forbes y de 150 mil millones según Bloomberg. La familia Bezos tiene el 16% de la propiedad de Amazon, una empresa que facturó 230 mil millones en 2018, con beneficios de 10 mil millones de dólares.

Según las leyes del Estado de Washington, un divorcio sin acuerdo podría haber resultado en la división al 50% de todo lo que la pareja ha ganado después del matrimonio, lo que habría convertido a MacKenzie en la mujer más rica del mundo.

Jeff Bezos publicó su propio mensaje en Twitter en términos parecidos a los de su exesposa.

 

El divorcio del matrimonio Bezos sorprendió a inicios de año, seguido por un enredo que ha colocado al hombre más rico del mundo en una extraña posición sentimental después de que un periódico, propiedad de un editor amigo de Donald Trump, publicó mensajes de texto privados de Bezos con Lauren Sanchez, una expresentadora de televisión con la que supuestamente tenía una relación extramatrimonial desde el otoño anterior.

Bezos ordenó una investigación a un asesor de seguridad para averiguar el origen de los mensajes. El resultado de esa investigación privada apunta a que fue una operación con origen en Arabia Saudí para piratear información privada del teléfono de Bezos.

El magnate ha insinuado que se trata un movimiento político en su contra, dada su enemistad del presidente Trump, que ataca constantemente la cobertura que el Post hace de él.