La investigación se realizó en Estados Unidos y Asia y fue presentada en la conferencia anual de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer en Atlanta, Georgia.

Debido a que el consumo de café y té se relaciona con los hábitos de los fumadores, el estudio se basó tanto en personas que fumaban y fueron diagnosticadas con esa enfermedad, como en aquellas que no lo hacían.

Jingjing Zhu, de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, explicó que investigaciones anteriores no distinguían si el cáncer de pulmón había sido provocado por el tabaco o el consumo de las dos bebidas, por lo que los resultados eran poco consistentes.

Con esta nueva evaluación, los investigadores detectaron que las personas que no fumaban, pero bebían dos o más tazas de café al día, tenían un 41% más de probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón que aquellos que no fumaban ni tomaban café o té.

Los autores advierten que la cafeína no es el detonante que provoca el cáncer de pulmón, ya que el café descafeinado tuvo un 15% más de probabilidad dañina; más bien se trata del proceso de tostado. El riesgo es similar para todas las edades, razas y tipos de café.

Sinceramente estoy en shock porque amo el café, pero bien dicen por ahí que todo en exceso es malo, así que mejor no excedernos ppara seguir disfrutando de nuestra deliciosa tacita de café.