Ruanda comienza una semana de conmemoraciones del genocidio que hace 25 años en aproximadamente 3 meses de asesinatos de tutsis y hutus moderados dejara 800 mil muertos.

Paul Kagame, presidente ruandés dio inicio a las ceremonias con una ofrenda floral en el memorial de Gisozi, donde están enterradas unas 250 mil personas.

“No hay manera de comprender totalmente la soledad y la rabia de los sobrevivientes y, sin embargo, una y otra vez les hemos pedido que hagan sacrificios para dar a nuestra nación una nueva vida. Las emociones se tienen que guardar“, dijo Kagame por televisión a todo el país.

“Recordar es necesario porque es solo mirando atrás, a lo que sucedió, que podemos asegurarnos de que nunca vuelva a suceder”, dijo la peluquera Olive Muhorakeye, de 26 años.