En una fosa clandestina fueron localizados 25 cuerpos humanos, 22 de ellos de hombres y tres de mujeres, esto gracias al trabajo de un grupo de mujeres familiares de desaparecidos, en el municipio de Cajeme, en el estado de Sonora.

De acuerdo con información de autoridades judiciales, en la zona operan al menos dos bandas del crimen organizado, dedicadas principalmente al narcotráfico, que luchan por esta plaza.

Equipadas con una vara que entierran en el piso para buscar huesos, con picos y palas para excavar donde encuentran indicios de que la tierra ha sido removida trabajan arduamente estas mujeres, acompañadas por al menos 10 peritos y médicos forenses.

En promedio a cada mujer le toca peinar mil metros cuadrados, dado que son un poco más de 30 mujeres, en la zona encontraron prendas de vestir, joyas, carteras, bolsos e identificaciones, así como señales de entierros clandestinos.

María Teresa Valadez, líder del grupo Guerreras Buscadoras, explicó que la búsqueda era para brindar capacitación a otras mujeres que tienen familiares desaparecidos en los municipios de la zona.

“El último domingo de marzo nos recibió el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el primer domingo de abril estuvimos con la Alta Comisionada de la Naciones Unidas, Michelle Bachelet, quienes han respondido nuestra súplica para que en tres meses tengamos nuestra propia Comisión Estatal de Búsqueda”, dijo a Efe Valader.

El sábado 31 de marzo, las mujeres encontraron en el mismo Valle del Yaqui, donde se ubica Cajeme, ocho cuerpos, cuatro de hombres y los otros cuatro de mujeres.

Cuando las Guerreras Buscadoras salen a buscar en Sonora las acompaña personal de la Fiscalía General de Justicia en el Estado, que dispuso del Laboratorio de Inteligencia Científica Forense para tomar muestras de ADN de las osamentas o cuerpos sin vida encontrados, para cotejarlos con las muestras tomadas a familiares de las víctimas de desaparición forzada.

Del grupo original de mujeres buscadoras, todas han encontrado los restos de sus seres queridos, sin embargo continúan saliendo a buscar todas las semanas y en cinco años de trabajo han encontrado más de 300 restos humanos, de los cuales más de 200 han sido identificados y entregados a sus familiares.

En México se localizaron al menos 2 mil fosas clandestinas entre los años 2006 y 2016 con 2.884 cuerpos de personas asesinadas y sepultadas por el crimen organizado, reveló una investigación periodística independiente basada en datos de fiscalías estatales.