La batalla entre Apple y el fabricante de componentes, Qualcomm, llegó a su fin, al acordar poner fin a un juicio sobre el pago de regalías por patentes.

El anuncio se hizo poco antes de que iniciaran los argumentos iniciales en una corte federal en San Diego.

Este acuerdo incluye un nuevo pacto comercial de varios años sobre los precios de las licencias y el suministro de chips de Qualcomm a Apple, y un pago no especificado por parte de esta.

Además, de una licencia de patentes por seis años y un contrato de suministro que podría allanar el camino para que los chips de módem de Qualcomm vuelvan al iPhone. Las acciones de Qualcomm subieron un 23 por ciento, su mayor alza diaria en más de 19 años, y las de Apple cerraron de forma estable.

El acuerdo sigue a dos años de conflicto legal entre ambas compañías, y tras los argumentos iniciales en un juicio en un tribunal federal de San Diego.

Apple acusó al fabricante de componentes de usar prácticas ilegales de patentes para mantener un monopolio en los chips de módem que conectan los teléfonos a las redes de datos móviles. Qualcomm había dicho que Apple estaba usando su tecnología sin pagarla.

Apple comenzó a usar chips de módem de Intel en algunos iPhone durante 2016. Más tarde, dejó de pagar los derechos de licencia a Qualcomm y de usar sus chips en los iPhone en 2018.