El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) atraviese por una crisis. Existe un problema de déficit financiero heredado, pero se va a resolver, sobre todo porque hay disciplina en el manejo del presupuesto, no hay corrupción y ya no se condonarán impuestos a grandes contribuyentes.

El ISSSTE se declara en riesgo de quiebra

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el Ejecutivo federal dijo que el caso del ISSSTE, al igual que con Petróleos Mexicanos (Pemex) y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), “dejaron al instituto muy mal“.

Sí hay un problema heredado de tipo financiero, pero lo vamos a resolver“, dijo.

Precisó que el gobierno federal cuenta con un plan de rescate para el ISSSTE, como para todo el país, puesto que se debe garantizar la seguridad social de la población.

Explicó que se logrará resolver el problema en el instituto gracias que afirmó que “hay disciplina en el manejo del presupuesto, no hay corrupción, no existen gastos superfluos, se está recaudando más que en otros años“, además de que se acaban las condonaciones de impuestos a los grandes contribuyentes, “a los machuchones“.

Dijo que durante lo que él y sus correligionarios ideológicos llaman “periodo neoliberal” pagaban impuestos los comerciantes, el pueblo, los micro, pequeños y medianos empresarios, pero condonaban miles de millones de pesos a los grandes contribuyentes y eso se acabó, por eso y con el apoyo de la población se solucionará el problema en el ISSSTE.

Como ya no hay privilegios vamos a salir adelante“, prometió.