El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela anunció una orden de detención contra el dirigente opositor Leopoldo López, quien se encuentra refugiado en la residencia del embajador español en la capital venezolana.

López se encuentra refugiado junto a su esposa, la activista Lilian Tintori, y su hija de 15 meses de edad, en la embajada de España en Caracas. Tras permanecer algunas horas la tarde del martes en la embajada de Chile, el líder opositor optó por trasladarse a la legación española, donde se ha resguardado desde entonces.

Venezuela solicitó la detención de López dos días después de su liberación del arresto domiciliario en la madrugada del martes por militares sublevados con un indulto presidencial de Juan Guaido, reconocido como presidente interino por la comunidad internacional.

Pese a la orden de detención, la vivienda del diplomático español Jesús Silva no se puede violar, ni en las embajadas o consulados, por lo que el político venezolano no podría ser detenido allí.

El dirigente opositor fue detenido por el gobierno del dictador Nicolás Maduro en febrero de 2014, por encabezar protestas contra el régimen ese mismo año.

“Esta dictadura se va a acabar”

En su primera aparición ante la prensa luego de la sublevación, el dirigente opositor Leopoldo López dijo a las afueras de la residencia del embajador de España en Caracas que el “quiebre” que se dio este martes con la rebelión militar liderada por Juan Guaidó se convertirá en una “grieta más grande” que llevará al derrocamiento del gobierno de Nicolás Maduro.

López, de 48 años, reveló que previo a lo ocurrido el 30 de abril sostuvo reuniones con generales y comandantes durante su arresto domiciliario y se mostró confiado en el apoyo que tendría la oposición por parte de los militares y de los gobiernos extranjeros.

“Espero que sean semanas para el cese de la usurpación”, expresó el dirigente de Voluntad Popular al asegurar que “está dictadura se va acabar”. El político descartó que le tema al gobierno de Maduro, pero sostuvo que “no quiero volver a la cárcel. La cárcel es un infierno”.