Los delegados del gobierno federal en los estados de la República tienen funciones de administración, por lo tanto no puede intervenir en asuntos político-electorales, afirmó esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien advirtió que quien lo haga será sancionado.

Cuestionado en su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional sobre la presunta intervención del delegado del gobierno federal en Baja California Sur en asuntos electorales, el Ejecutivo federal subrayó que ningún funcionario de ningún nivel debe de intervenir en estos temas.

Si algún funcionario de los gobiernos municipales, estatales o federal intervienen en cuestiones político-electorales, será sancionado “y recuerdo que ahora es delito grave el fraude electoral, no hay derecho a finanza“, aseguró.