Al resaltar que su gobierno defenderá con todo el medio ambiente, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que ningún interés personal o de grupo debe estar por encima del interés de la nación, del pueblo y de la salud de los mexicanos de esta generación y de las próximas.

Ante el clamor de los potosinos que se dieron cita en la Plaza Fundadora de que no se permitan construcciones en la Sierra Gorda de San Miguelito, instruyó a la titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Josefa González Blanco, a que dialogue con las autoridades locales.

“Voy a pedirle a la secretaria del Medio Ambiente, a Josefa González, que venga con el gobernador (Juan Manuel Carreras López), y que lleve a cabo un estudio, que podamos resolver lo más pronto posible”, anotó.

Resaltó que si bien “a lo mejor a algunos ya se les olvidó -porque no hicieron nada y a veces se produce amnesia- pero a mí no se me olvida, que dieron un permiso para una mina y acabaron con el cerro de San Pedro. ¡Eso no se me olvida!”, resaltó.

En ese marco precisó que nunca más se permitirá que se destruya el territorio, la naturaleza y el medio ambiente.

“No puede haber ningún interés personal o de grupo por encima del interés de la nación, por encima del interés del pueblo, por encima de la salud de los mexicanos de esta generación y de las que vienen detrás de nosotros”.

Por eso, añadió que “vamos a defender el medio ambiente”, al tiempo de rechazar los transgénicos y la minería tóxica que destruyen el medio ambiente y externar un “sí a la defensa de la naturaleza”.

Debido a las diversas consignas que por momentos hacían que el Ejecutivo subiera el tono de voz, preguntó a los presentes: “¿Me van a dejar hablar? Porque entiendo que tengan diferencias, pero creo que la Patria es primero”.

“¿O se van a seguir peleando? Cuando vengan las elecciones que cada quien agarre su partido y a pelarse, pero debemos unirnos para sacar de la pobreza al pueblo. ¿O son de los que no perdonan?”, cuestionó.

Ya con los ánimos serenados, pidió nuevamente: “A ver, que levanten la mano los que quieran pelearse”. Le respondieron unos cuantos asistentes. Pero cuando insistió “que levanten la mano los que quieran la reconciliación y unidad de pueblo”, la respuesta fue mayoritaria.

“Hay tiempo para todo, ahora es el tiempo de la reconciliación, para sacar a México del atraso en que se encuentra”, indicó López Obrador al recordar que “antes se callaban como momias los aplaudidores del régimen corrupto”, pero ahora, dijo, “somos libres”.

“No estamos construyendo una dictadura sino una auténtica democracia. En la dictadura se prohíbe hablar, en la democracia debe respetarse el derecho a disentir, a la pluralidad”, resaltó.

Y sin más, expresó: “Yo lo digo aquí a los cuatro vientos, que me llevo muy bien con el gobernador Juan Manuel Carreras López y estamos trabajando”.

También recordó que es la tercera ocasión que como Presidente de la República, visita la entidad y continuará así por el bien de todos los potosinos y del pueblo de México.

Esta visita de López Obrador es el segundo punto de la gira de trabajo de tres días que incluyó Zacatecas y continuará por Querétaro, Estado de México y Guanajuato, donde encabezará actos de entrega de Programas Integrales de Bienestar, además de recorrer la refinería de Salamanca.