Un tribunal de Irak condenó a muerte este martes a dos franceses que pertenecían al grupo terrorista Estado Islámico (EI), con lo que ahora suman seis los excombatientes galos condenados a la pena capital esta semana.

Francia, por su parte, dijo que haría todo lo posible para evitar que sus connacionales sean ejecutados en Irak. Aunque no ha hecho ningún esfuerzo por hacer volver a los combatientes detenidos, el gobierno francés se pronuncia abiertamente contra la pena de muerte en todo el mundo.

Las sentencias en Irak se producen en medio de una controversia sobre el trato legal que se deba dar a miles de combatientes extranjeros que se unieron al Estado Islámico en el apogeo de su poder en Siria e Irak, cuando el grupo extremista declaró un califato.

Los hombres condenados a muerte el martes fueron identificados como Karam Salam Mohammed El-Harchaoui y Brahim Ali Mansour Nejara. Forman parte de un grupo de 12 ciudadanos franceses que fueron detenidos por las Fuerzas Democráticas Sirias -FDS, apoyadas por Estados Unidos– en la vecina Siria y entregados a Irak en enero.

Las FDS, dirigidas por los kurdos, encabezaron la lucha contra el grupo extremista en Siria y han entregado a Irak a cientos de sospechosos de ser miembros del EI en los últimos meses.

Nejara, de 23 años, ayudó a dirigir una de las redes que envió europeos a unirse al grupo islamista y apareció en un video una semana después de los atentados de noviembre de 2015 en París. El video se titulaba París se ha derrumbado y mostraba una destrucción ficticia de la Torre Eiffel, según Jean-Charles Brisard, del Centro de Análisis del Terrorismo.

Nejara es originario de un suburbio de la ciudad francesa de Lyon, llamado Meyzieu, conocido desde hace mucho tiempo por ser un campo de entrenamiento para yihadistas, incluso antes de la aparición del grupo Estado Islámico. Se cree que animó a uno de sus hermanos en su país a realizar un ataque en Francia, posiblemente en un estadio. Dos hermanos fueron arrestados en aquel país.

El video en el que apareció, elogiando los ataques de París que mataron a 130 personas e hirieron a más de 400, fue presentado en el tribunal el martes.

Nejara, hablando ante el juez, dijo que se vio obligado a hacer el video porque el grupo estaba buscando a alguien que hablara francés. Dijo que fue amenazado con ser encarcelado cuando solicitó aparecer enmascarado en el video, antes de que el grupo accediera a su petición.